Abonos de suelo: OLEA -caso real-


Cuando diseñamos un plan de abonado, es frecuente centrarse en fertilizantes minerales con diversos equilibrios NPK, elementos secundarios (AzufreCalcio,  Magnesio) y microelementos (Fe, Mn, Cu, Zn…). La fertilización mineral aporta una serie de nutrientes que necesita la planta para su correcto desarrollo, con la ventaja de que se puede escoger el equilibrio que más se adapte al cultivo y al tipo de suelo.

Pero no deberíamos olvidarnos de los fertilizantes orgánicos, que aunque «a priori» puedan tener ciertas limitaciones en cuanto a riqueza, también aportan nutrientes básicos para el cultivo. Su principal componente es la materia orgánica. La materia orgánica tiene una importancia fundamental, ya que mejora la estructura del suelo y la actividad biológica, además favorece la asimilación de los nutrientes minerales y por tanto la eficiencia de la fertilización mineral.

Por tanto, es vital, mantener una buena relación N/P/K y asegurar la presencia de microelementos como: zinc, magnesio, calcio o hierro, a través de la incorporación al suelo de abonos. Sin embargo, no hay que olvidar que la riqueza del suelo no se mide sólo por la cantidad de elementos químicos disponibles para las plantas, sino también por su actividad microbiana, ya que su mayor o menor acción repercutirá sobre las características no sólo químicas sino también físicas del suelo. Por ello, es importante utilizar abonos orgánicos y minerales naturales que mantengan en buenas condiciones la población de microorganismo del suelo.

Propiedades de los abonos de origen orgánico

Las propiedades (que actúan en el suelo) de los abonos orgánicos se pueden agrupar en: propiedades físicas, químicas y biológicas.

  • Propiedades físicas: Mejora la estructura y textura del suelo, haciendo más ligeros a los suelos arcillosos y más compactos a los arenosos; por ser de color oscuro, sobre la superficie del suelo absorbe más las radiaciones solares, con lo que el suelo adquiere más temperatura y sus consiguientes ventajas; mejora la permeabilidad del suelo e influye en el drenaje y aireación de éste; aumenta la retención de agua en el suelo tras una lluvia o riego…
  • Propiedades químicas: Aumenta la retención de liquido del suelo y en consecuencia, reduce las oscilaciones de pH de éste; también aumenta la fertilidad general del suelo gracias a su capacidad de intercambio catiónico.
  • Propiedades biológicas: Favorecen la aireación y oxigenación del suelo; una mayor actividad radicular y actividad de los microorganismos aerobios; constituyen una fuente de energía para los microorganismos, por lo que se multiplican rápidamente.

El cultivo de la coliflor con OLEA

La coliflor es una hortaliza, perteneciente a la familia Cruciferae y cuyo nombre botánico es Brassica oleracea L. var. botrytis. En estas plantas la inflorescencia se encuentra hipertrofiada, formando una masa de pecíolos y botones foliares apelmazados.

Desde Fertisierra y gracias a la colaboración de los agricultores, se realizo por parte de un equipo técnico propio, un experimento a traves de la siembra y el abonado del cultivo de la misma variedad de coliflor, para comprobar la eficacia de OLEA ante las demandas de los agricultores, cuyo objetivo es que la planta cree hojas más grandes y anchas para poder envolver a coliflor y así evitar que el sol incida de manera directa en la coliflor y pierda su preciado color blanco, tan demandado por el mercado.

Como la mejor forma de conocer el rendimiento de los diferentes productos y tratamientos en tus campos de cultivo es la práctica de diferentes ensayos sobre el terreno, ya que estos test nos mostraran de forma inequívoca el rendimiento de los cultivos tratados, y su relación con un uso más eficaz del agua y del suelo. En este caso seria OLEA frente a su principal competidor.

Así que, ¡manos a la obra!

El primer paso que se realizo, fue la siembra de la misma variedad de coliflor y en el mismo terreno, en la localidad de Chipiona (Cádiz) cuyos suelos son mayoritariamente de tipo arenosos y cuyo climatología proporciona una generosa cantidad de radiación solar.

Los resultados saltan a simple vista:

En las fotos superiores ,podemos observar, que el desarrollo de la planta no alcanza los estándares buscados para el objetivo demandado por los agricultores, mostrando un tamaño de hoja inferior al deseado y cuya coloración es mas clara de la que se espera obtener, dejando mas expuesta la inflorescencia durante el proceso de formación.

En la finca adyacente, cuyo suelos han sido tratados con OLEA (con materia orgánica) se puede apreciar las plantas con una mayor vigorosidad, tamaño y cuyas hojas son de un tono verde intenso, que proporciona una correcta floración una inflorescencia de blanco más intenso.

Con un simple ejemplo practico de un programa de ensayo de un tratamiento de fertilización, queda en relieve la relación eficacia/productividad obtenida con OLEA en comparación con su competidor directo.

Ademas, los productos Fertisierra están actualizándose continuamente para contar con la última tecnología y ponerla a disposición de los agricultores, asegurando su eficiencia en todas las situaciones.